Ayer estuvo nevando y granizando. El cielo de color plomizo se cerraba sobre mi cabeza, y un poco, también, dentro de ella. Me fastidié y cogí la moto y volví hacia casa y, oh sorpresa, el arco iris había aparecido sobre un techo modernista. Éso me hizo pensar que normalmente es necesario que pase una cosa para que, de sopetón, llegue otra. Y yo estoy esperando mi arco iris.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: