Prometeo

Hace un millón de años que tendría que haber llamado a Prometeo. No sé si, cuando al final le llame, va a descolgar el teléfono. Al principio fue falta de tiempo. Luego, la voz rara que puso cuando le dije que me casaba. Y más tarde…. La falta de ganas de ponerle al día. Me sabe mal, pero me resulta durísimo. Sé que es problema mío, y culpa mía… Pero no estoy preparada. Hoy tampoco es el día.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: