Mi noche es un cuento animado. El estuco de la pared dibuja finas enredaderas, mientras la cinta del ventilador del techo, mecida por la brisa, parece una inquieta liana. El televisor sin sonido pinta perfiles en el cabezal de la cama. Las sábanas de satén son la superficie de un lago en calma. Mi habitación es un mundo de sombras chinescas, llena de fieras de peluche y de pequeñas hadas, que en lugar de polvos para dormir me rocían con pociones que sólo me permiten soñar despierta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: