– Una balsa de aceite

He vuelto de Méjico. Realmente, tanto la boda como la luna de miel fueron de ensueño, como un oasis después de cruzar un desierto. Os lo contaré con más detalle. Llevo desde que volví intentando adaptarme al horario de aquí (maldito jet lag) y creo que también he superado la prueba, cansada pero contenta. Mañana empezo en un nuevo trabajo. No es el trabajo de mis sueños, pero parece interesante y estimulante, y creo que lo voy a pillar con muchas muchas ganas. Y con el cambio de ropa he descubierto que necesito comprarme ropa urgentemente. Vale, tal vez no sea para tanto, pero no me va a venir nada mal. ¡Hasta he conseguido convencer a mi medio pomelo de cambiar unos cuantos muebles en casa!. Creo que empiezo a sentirme mejor. Al final de un laaaargo purgatorio, oigo el tintineo del llavero de Pedro… Y eso anima a cualquiera. Espero que dure una buena temporadita; lo necesito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: