– Y todo sigue igual…

El día 1 de enero amanecí con el pelo igual de despeinado que siempre. Con el mismo sopor insano que cualquier día del 2004. Hice aproximadamente lo mismo que hubiera hecho cualquier otro día en las mismas conciones. Todo parecía indicar que nada ha cambiado.

Paradójicamente, nunca me siento igual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: