– En casa ajena

Anoche dormí en una casa que no era la mía. En una cama que no era la mía. Oyendo ruidos ajenos. Notando en el colchón la huella de un cuerpo que no era el mío. Le pregunté a ésa huella su nombre, pero no me responió. Le pregunté sobre sus sueños, sobre sus problemas, sobre dónde estaba su molde ahora mismo. No me dijo nada.
Qué desconsiderados son a veces los objetos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: