– Los almendros

Hoy, de camino a ver a un cliente, iba conduciendo mi moto por el primer tramo de la Meridiana (ése que nunca nadie sabe que también es parte de la Meridiana). Al lado derecho de la calle había un montón de almendros en flor. Sus ramas, sus flores tan rosas contrataban con el gris plomizo y legañoso de la mañana. Parecían animales enjaulados; parcelas de naturaleza cautivas entre el acero, cristal y asfalto de la urbe para el regocijo visual de las hormiguitas obreras de Barcelona.
Me habría parecido de lo más bucólico si no me hubiera puesto a estornudar como una loca. Maldita alergia…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: