Llueve

Desde ayer vuelve a hacer frío, y las nuves, preñadas de agua, van soltando su lastre. Hoy me he levantado de febrero, y me he acordado de que este año los almendros no habían florecido aún por san Valnetín. Me he vestido de oscuro, pensando en que el invierno daba los últimos coletazos y en breve llegaría la primavera. Así pues, me he llevado un gran chasco cuando mirando el calendario he visto que me habían robado tres meses y pocos días. Algún dios caprichoso anda dándole vueltas al reloj de arena de su mesilla de noche, y nos llena la cabeza de falsos recuerdos para que luego, cuando vaya a quejarme a los demás mortales, me tomen a cachoneo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: