G y L, o cosas que quedan fuera de mi alcance.

Es verdad como a veces las grandes verdades caben en pocas palabras. Otra cosa muy distinta es que si se entregan así, en píldoras, casi casi no curan. Pongamos por ejemplo:

Versión corta. Hoy he tenido un mal día. ¿fácil, no?

Va, ahora la de revolcarse en el fango. Estoy resfriada y casi afónica. Hace algunas noches que me despierto de madrugada, crispada de nervios y de rabia, y me cuesta un par de horas volverme a dormir. Al día siguiente no soy nadie. No sé qué habría dado por no tener que salir de casa; llovía y mi moto está casi sin gasolina. Me armo de valor, subo en el cacharrillo y llego casi del tirón al trabajo.

Me tomo un cafetito sola antes de entrar a la oficina. Rezo para que el ascensor no esté estropeado (hoy no lo está). Llego a la oficina y resulta que, con las lluvias de ayer, la mitad del yeso del techo del local se ha venido abajo. Todo está húmedo y huele a moho. Hay despachos prácticamente intransitables. Mi zona está bien, pero me piden que me ponga un momento en centralita mientras se aclaran con el tema de los seguros. Lo hago gustosa. Al cabo de un rato cambian de opinión y deciden que es mejor que me coloco en mi sitio para no molestar ahi en medio. Lo hago sin rechistar. No tengo red ni teléfono.

Aviso a uno de los técnicos para que revise qué pasa con mi equipo, y el jefe me dice que aproveche para ir a tomar un café. Lo hago encantada y le propongo a una compañera que baje conmigo. Tarda más de media hora, pero al final baja.

Nos sentamos a la mesa y pedimos. Empezamos una charla intranscendente. Llama otro compañero, dice que se apunta. Cuando llega, ambos pasan a ignorarme de la forma más descarada del mundo. Les digo que me voy. Me dicen que vale.
Paso por la farmacia y compro algo para el cuello. Joder, yo debería estar en casa.

Subo a la oficina y me cruzo con los técnicos que me dicen que todo lo mío funciona bien. Me siento en mi puesto y resulta que no funciona nada. Estoy nervisa, me voy a trabajar a la máquina de un compañero. No tiene los permisos ni es software que necesito. Mierda.

Sigo vagando por el despacho, decido mirar el correo personal. Ninguna sorpresa (claro). Hay un mamón que no me envía unos precios que necesito. Le pido a una compañera que le llame. Le jura que antes de acabar el día los tiene. Gilipollas. Parece que mi PC por fin funciona. Me pongo a redactar proyectos. Así hasta las 13:50, hora a la que decido irme. Antes de cruzar la puerta, me pongo a ayudar a las compañeras a vaciar su despacho. Es que soy imbécil.

Voy a comer con dos amigos que intentan animarme. Están seguros de que mi estado de ánimo (decaimiento y bandera blanca) es transitorio, y que en realidad puedo merendarme el mundo. Y yo, incapaz de fundirme el flan. Vuelta puntualísima al trabajo. Están entrevistando a una chica. Nadie me habla, tengo la sensación de ser transparente. Vegeto un rato ente la pantalla reteniendo las náuseas. Consigo no devolver, pero tengo que ponerme la chaqueta.

Acabo de redactar los proyectos y se los mando al jefe para revisión. Los retoco y se los vuelvo a mandar. Envío otro mail preguntando por los precios. Salen la entrevistada, el jefe y una de las chicas. Les oigo ponerse a reir. Pasan por delante de mi mesa sin siquiera mirarme. Se van a fumar. Espero pacientemente aque alguien me llame para presentarme a la chiquilla, cosa que no se produce. Envío un mensaje instantaneo a una de las chicas preguntando jovialmente “¿Tenemos chica nueva en la oficina?”. Silencio sepulcral. Me acerco a la sala de fumadores para preguntar lo que nadie me responde por mail. Todos apagan sus cigarros y me dan largas. Me quedo con cara de pasmarote en la cocina hasta que oigo como las chicas rien a carcajadas. Me dirijo a mi sitio mientras todas me miran. Oigo un “luego te miro eso”. “No te preocupes, cuando puedas”, respondo.

Me siento en mi sitio y contengo las ganas de llorar (que se han sumado a las nauseas).

Estoy enferma, sola y encadenada a esta silla, en las antípodas de las risas y de la gente. No recuerdo haber matado al padre de ninguno de ellos, ni haberles dicho inconveniencia alguna. Sólo recuerdo a un buen amigo diciéndome este mediodía “será que te lo buscas”. Sin afán de patetismo alguno; sólo pretendo entender qué puede haber pasado.

Días como hoy habría que poder saltárselos o, cuando menos, quedarse simplemente en unas pocas palabras.

Anuncios

10 comentarios to “G y L, o cosas que quedan fuera de mi alcance.”

  1. Imperator Says:

    Pobrecilla 😦

  2. ´°*¤·Nur·¤*°` Says:

    Nada de pobrecilla, que todos sabemos que la vida é mu chunga. Será que aún queda epidermis por curtir.

  3. Imperator Says:

    Ea, pues a curtirse el cuero 🙂

  4. Odiseo99 Says:

    Esa marginación que parece experimentas en la oficina…¿Sólo este día, o hay más?. ¿Es real, o tiene algo de exceso de susceptibilidad por tu parte?. ¿Por qué el silencio sepulcral? ¿Te interesaba la información?. Pues si te interesaba, y se supone que ellos la tenían, y callaban, tienes que insistir, poniendo en jaque a uno concreto, seleccionándolo, dirigiéndote directamente a él, de los integrantes del grupo, dejando caer alguna insinuación sobre su posible escondida intención ocultista, para ver qué cara se le queda. Planéalo antes, para otra ocasión, y prepárate para esperar lo inesperado. La gente, en grupito, se siente protegida en sus inquinas, sean estas grandes o pequeñas.

  5. Odiseo99 Says:

    Ah, prepárate algunos insultos contundentes, por si los precisas. Impe, que está aquí pero no me habla, me ha convertido en proscrito “er muy cacho hijoeputa”, sabe de eso bien. Uno simple, contundente, Torrentiano, sirve, si te miran con sonrisa de conejo en lugar de contestarte: “¿Sabéis lo que os digo?, que os folle un guarro?”. Impacta si tú usualmente eres cuidadosa con tus palabras.

  6. Odiseo99 Says:

    Termino. Esto es una curiosidad indiscreta mía, que no precisa contestación:

    ¿No es cierto que estás casada, según me pareció leerte?. Entonces…

    ¿No dialogas estas cosas con tu pareja, con tantas palabras como sean necesarias?. ¿Para qué puñetas tenemos pareja, entonces?. ¿Sólo para chingar como los animales, el día que confluyen los astros?.

  7. Odiseo99 Says:

    Pues no terminé, vaya por diós, esto es como ir al water algunas veces (y es que los pensamientos destapan o arrastran otros pensamientos). Es sobre lo que dije de Impe arriba, para matizar: Impe y yo estamos unidos por una discrepancia en asuntos secundarios, pero en lo esencial habemos muchas coincidencias, solo que él lo ignora o no lo sabe o le da relevancia secundaria. Pero en su derecho está.

  8. ´°*¤·Nur·¤*°` Says:

    Joer, Odi, un día de estos te responderé a todo lo que preguntas…

  9. ´°*¤·Nur·¤*°` Says:

    Impe; cuero, y del bueno XD

  10. Odiseo99 Says:

    1) No te molestes en darme a mí respuesta alguna. Basta conque las tengas.

    2) ¿Por qué ha de fascinarte que aquí alguien te conteste?. ¿Es que esto no está preparado para que así sea?. (ahora, aplica 1). Tú eres una persona reflexiva, estás conectada al blog de Napal que es por donde entro, y un día te dirigiste a mí de buenos modos. Llámalo si quieres gratitud al hecho de que en algún huequillo te lea y te diga algo, más o menos afortunado según el grado de congestión mental/laboral del momento en que me encuentre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: