No hay dos sin tres.

(OJO AL DATO: Este es un post emo. Se me pasará en un ratito, unos días a lo sumo, pero estoy que me subo por las paredes. Oye; y que nadie está obligado a leerlo, faltaría más)

UNO: En el trabajo llevamos una temporada desastrosa. Me encuentro ahogada por tareas propias de mi puesto y por otras que no lo son tanto, pero que se comen la mayor parte de mi tiempo y me impiden llevar a cabo cosas que podrían repercutir positivamente en mis perspectivas laborales a medio plazo. Y ando quemada por otras cosas a nivel más personal. En resumidas cuentas; mi rendimiento, en los aspectos que podrían marcar una diferencia, no es el que debería. Hoy hemos tenido reunión en la oficina, y he estado a punto de estallar (a chillar o a llorar, dependiendo del momento) cosa que no es muy propia de mí y que no me gusta. He conseguido controlarme negando a comentar determinados temas que, según mi jefe, debían ser tratados y que, según mi criterio, no tengo por qué hablar (ni justificar) con nadie con quien no me apetezca hacerlo. Lo que habría dado por poder pegar un buen corte de mangas en ese momento, oiga.

DOS: Como ya he comentado por aquí estoy haciendo cambios en el piso. Todo ello se debe a que he puesto dos habitaciones en alquiler y debo acondicionarlas lo antes posible. Hasta el momento, mirado en conjunto, no está saliendo mal, y lo más probable es que mi piso se haya dado la vuelta como un calcetín en dos semanas desde que empecé con ello, y que las habitaciones puedan ser ocupadas la semana que viene. La gente se está portando de cine; familia y amigos se han implicado muchísimo, y a los que más les debo como pago una pizza y cervezas, además de mi eterno agradecimiento.
¿Genial, chiquilla, de qué te quejas? Pensará alguno. Pues de que las dos personas a las que había elegido para ocupar las habitaciones no dan señales de vida, y la ley de Murphy ha actuado como acostumbra haciendo que haya perdido sus datos de contacto. Hay cosas que ni hechas a propósito, oyes.

TRES: Precisamente en mi vertiginosa carrera por acondicionar el piso a veces cometo torpezas, y la de esta tarde ha sido para nota. Una amiga me ayudaba a reubicar unas magníficas estanterías para aprovechar un espacio muerto encima de la puerta de la galería. Y yo, armada con mi taladro, estaba haciendo unos preciosos agujeros (del 8 concretamente) para colgarlas, cuando de repente y sin previo aviso ha empezado a brotar el pacífico entero de la pared convirtiéndome en un gato remojado. Sí señores; he agujereado mi primera cañería. Así que en este momento estoy escribiendo, oliendo a tigre malayo, esperando a un lampista que va a cobrarme una cantidad indecente de dinero y que vaya usted a saber a qué hora vendrá.

Si es que hay días que es mejor olvidarlos rapidito, y semanas que deberían poder pasarse a cámara rápida. En 15 días, si todo va bien, el piso estará completamente en orden (en un nuevo orden), lleno de gente majísima, yo estaré mucho más relajada y podré descansar y dormir como me merezco y mi situación, en general, habrá salido de la “zona caliente” en la que está en este momento… Pero ahora mismo me siento desgraciadita y sola, estoy cansada y tengo ganas de pegarme un buen baño caliente, cenar algo e irme a la cama. Y pegarle por fin la puntilla a este puñetero día.

[EDIT @ 21.29: Una hora después del cierre del súper y ante este tipo de calamidades es el mejor momento del mundo para que una se de cuenta de que no queda ni gota de chocolate en la nevera. Mierda.]
[EDIT @ 22.20: He topado con el mejor lampista que he conocido nunca, que lo ha hecho todo en un santiamén sin ensuciar nada (aún cuando ha tenido que picar pared) y cuyo olor no provocaba interferencias con la radio, la tele ni la conexión Wi-Fi. Una joya, de verdad. Voy a guardar su teléfono como oro en paño. ¡Oye! Al final no habrá sido taaaaan terrible ni este post tiene un final tan emo :)]

Anuncios

3 comentarios to “No hay dos sin tres.”

  1. Nur Says:

    Me pasas el teléfono de ese maravilloso lampista? jajaja

    Las mejores cosas se hacen en los peores momentos…

    Salud!

  2. Almuric Says:

    Ante todo mucha calma, preciosa. Y baños calientes y buena compañía, que es mano de santo. Todo se irá colocando en su sitio poco a poco, aunque en mitad del fragor de la batalla parezca que esto no va a acabar nunca.
    Todo mi apoyo desde la distancia.

  3. Imperator Says:

    Como decían los Dire Straits:

    one day you got the glory
    one day you got none
    one day you’re a diamond
    and then you’re a stone
    everything can change
    in the blink of an eye
    so let the good times roll
    before we say goodbye, because

    sometimes you’re the windshield
    sometimes you’re the bug
    sometimes it all comes together baby
    sometimes you’re a fool in love
    sometimes you’re the louisville slugger baby
    sometimes you’re the ball
    sometimes it all comes together baby
    sometimes you’re going to lose it all

    Pura filosofía estoica, baby 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: