Un (medio) respiro

Ya tengo una inquilina. Tal vez sea una propuesta arriesgada; es una chica que aún vive fuera, que viene por trabajo con un contrato de seis meses (prorrogable), llega el sábado que viene y empieza a trabajar el lunes. Hemos cruzado mensajes y hablado por teléfono, pero aún no nos hemos visto. Llamadme clásica, pero sinceramente me fío mucho de la sensación que te produce alguien cuando le ves en persona, y esa es la parte que me falta. Esto está siendo una epopeya y esta es solo una aventura más. Ojalá salga bien.

Por otra parte eso me da un poco más de tranquilidad y tiempo, y eso se nota. Hoy he podido dormir una siestecilla. Me ha sentado de lujo. Y ahora; a seguir con mi tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: