Un pasito pá’lante

Aunque en realidad podría parecer un pasito pá’trás. Ya pasaron las navidades y, todo hay que decirlo, no he sabido hacerlo muy bien. He pasado unos días de angustias, dolor de estómago, calambres, náuseas e insomnio que podía haberme ahorrado porque, al final, la cuestión viene a ser la misma; las circunstancias están dadas, las fechas son las que toca y los días tienen el mismo número de horas.

Supongo que todo parte de algo que viene de bastante más adentro. Llevo meses intentando no mirar a algo que me duele mucho, pensando que si lo ignoraba y seguía adelante la cosa pasaría así, sin pena ni gloria, y quedaría en un baúl olvidado. Bien; no ha sido así. He tenido que aceptar que aún me duele la muerte de mi madre, que la echo de menos (absurdamente de menos para ser alguien que ni si quiera me caía del todo bien) y que hay cosas que nunca podrán volver a ser como antes. He tardado más de la cuenta, supongo, pero hay que ser sincero: A nadie le gusta mirar a donde duele.

Así pues creo que estoy haciendo algo que debería haber hecho hace más de medio año; llorar. Llorar a mares. Estar triste. Todo hay que decirlo; es solo a ratos… Pero, hijo, qué penica me doy cuando me veo (yo, mujer independiente, fuerte, hecha y derecha con mis casi 30 tacos) llorando como una cría y diciendo que quiero mucho a mi mamá. Es lo que hay y probablemente lo que seguirá habiendo el resto de mi vida… Solo que espero que sea cierto y que cada vez vaya doliendo menos.

Esto me ha servido, una vez más, para maravillarme de la cantidad y la calidad de gente que ha estado a mi lado. Desde aquí, de nuevo, mil gracias.

Por lo demás, como suele decirse, la vida sigue. mOlécula está de visita estos días y estamos dando rienda suelta a nuestro afán de romper papeles, cortar cartulinas, pegar todo lo pegable y demás destrozos menores. Lo cierto es que estamos haciendo unos bolsitos de cartón de lo más apañado. Colgaré fotos, palabrita. Lo pasamos bomba despellejando, hablando y riendo mientras hacemos manualidades. Y creo que Imperator está encantado (a parte de por la grata compañía de la chiquilla) por tenerme así de entretenida. Porque lo entiendo; tenerme al lado toooooodo el rato debe ser un poco agotador 🙂

Y estoy afónica. Si, ya podéis reíros de mí. Ando por casa sin poder parlotear ni hablar con los gatetes sin ataques de tos a cada momento. Oh, cómo odio los catarros…

Anuncios

4 comentarios to “Un pasito pá’lante”

  1. mòni Says:

    Ánimo nena,

    Que a mi eso de copypastear cartoncitos seguro que se me da fatal, pero que si hay que hacerlo, se hace, eh? 🙂

    Beso

  2. Fantine Says:

    Un besazo, hermosa. Me gustaría estar mas cerca para poder servirte de mas apoyo, pero bueno, sabes que aunque sea virtualmente me tienes a tu disposición para desahogarte 🙂

    Y en poco mas de una semana nos correremos una buena juerga. O varias 😀

  3. Vane Says:

    Sí, tesoro, con el tiempo duele menos. La ausencia sigue estando ahí, y sigues sintiendo que te falta algo… pero ya no es como un agujero negro metido en las entrañas. Pasa a ser más bien una enana blanca. Modo rescoldo on, en ocasiones se aviva y toca los dubidubis. Mas ya no desgarra de esa manera. Ánimo guapísima, nos vemos pronto.

  4. nurnoteson Says:

    Gracias a todas, princesas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: