Tengo un muñeco

Mi alfiletero tiene nombre y apellidos.

Mi alfiletero tiene nombre y apellidos.

… y no es un muñeco cualquiera; es un muñeco con nombre y apellidos, y cumple la función de alfiletero. Así de pasivo-agresiva soy. Lo cosí un día de cabreo, de cábalas y de mala leche contenida. Porque me ha tocado vivir una serie de situaciones ultimamente que hacen que me plantee si, realmente, vale la pena hacer esfuerzos para alguien a parte de para tí mismo.

Antecedentes de mi alfiletero: No se le escapará a nadie que no es el mejor momento para el mundo de la banca y, probablemente, para los que no lo vivan en sus propias carnes (o en las carnes de alguien muy allegado) esto va a parecer una exageración. El caso es que en el último año he visto y he vivido situaciones de tensión, de presión, de abuso de poder, de mobbing y de mil lindezas por el estilo.

Hay un personaje especialmente desagradable, que vilipendia a la gente con especial saña y desprecio y que, ocupando un asiento con reposabrazos y respaldo alto como hace, ha tomado la desagradable costumbre de echar las culpas de todo a cualquiera que no sea él, cuanto más bajo sea el escalón que ocupa, mejor; cuanto más pueda abusar de esa persona, con más saña. Esta suerte de abusa-bajitos es el cuello de botella por el que todo el mundo pasa y a quien todo el mundo debe rendir cuentas. A mí me la ha jugado ya un par de veces, y en su momento decidí dejar de dar guerra, porque, ignoro el motivo, simplemente conseguí escapar a un rincón donde parece que no molesto mucho. Pero no todo el mundo corre la misma suerte.

Acabo de hablar con una amiga que me ha reportado todo tipo de abusos laborales por parte del susodicho, en comandita con más gente que ocupa asientos con respaldo más alto que el suyo. Y la chica se ve (porque la han amenazado con ello), a partir de mañana por la tarde, camino del INEM. Y yo creo que puede tener razón.

Los sindicatos no son de ayuda en este caso (no lo fueron para mí, tampoco, porque lo primero que te aconsejan es que no levantes la voz porque si se te oyen pueden echarte… antes); los compañeros solo podemos escuchar, pensar en nuestras relamidas cicatrices y maldecir en voz media. No es un buen momento para quedarse en la calle.

Lo que va a hacer que esta crisis no sirva para una mierda es que todo el mundo se empecine en echar las culpas a los demás, y que cuanto más arriba se está en esta curiosa cadena trófica, más fácil resulta señalar a otro como causante de todos los males que has provocado. Y los de más arriba estarán encntados de darte la razón, porque cuanto más lejos quede el foco de la (supuesta) incompetencia, más a gusto podrán arrellanarse en sus butacones de piel, hinchando sus ya desmedidos planes de pensiones y buscando esa salida por la puerta grande que todos creen merecer.

Y ahí tenéis a la chica de la oficina, a quien todo el mundo acusa de sus problemas para pagar la hipoteca, de la devolución de sus recibos, de que la renovación del plazo sea la baja o de sus propios errores. Qué más da; está ahí y es fácil levantarle la voz. Sabes que no va a contestar mal. Puedes ignorar que no sabe si mañana tendrá trabajo, o si su jefe opina que no es buena trabajadora porque no pasa suficientes tardes en la oficina haciendo su trabajo (el del jefe), o si está hasta las narices de intentar hacerlo lo mejor que puede por un sueldo pelao de mileurista, porque un día compró la moto de que en su empresa el esfuerzo se recompensaba. Y un huevo.

Pero vamos, que yo, como buena pasivo-agresiva que soy, todo lo que hago es vomitar en el blog y usar mi alfiletero. A menudo. Y con agujas generosas, por si acaso. Solo espero ver caer a ese desgraciado, y celebrarlo con toda la gente a quien les ha hecho la vida imposible con cava bien frío.

Anuncios

5 comentarios to “Tengo un muñeco”

  1. Imperator Says:

    A veces a esa clase de gente les pasan cosas malas. Espontáneamente.

  2. molecula Says:

    También puedes rallar un vaso e invitarle a café todos los días.
    En las autopsias no deja rastro.

  3. Imperator Says:

    Esa es mi chica.

  4. Fantine Says:

    A mi lo que me funciona muy bien para descargar mi ira es el Body Combat. Si te imaginas que tienes delante a según que persona no veas lo que liberas!

    Y si realmente quieres resultados, casi es mejor algo que funcione, como el envenenamiento que dice Molécula 😛

  5. Las hormigas « Nur no té son Says:

    […] un señor a quien no le tengo mucho cariño me ha dirigido un correo electrónico en el que me comunicaba que voy a abandonar mi actual puesto […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: