Las hormigas

Recomendadísmo, por cierto.

Recomendadísmo, por cierto.

Para mi cumple unos amigos me regalaron el libro “Las hormigas”. Lo cierto es que me ha encantado, y ahora sé un montón más sobre esos bichos, lo cual no es necesariamente un motivo de paz interior.

Una de las cosas que he aprendido sobre ellos es que su cuerpo está lleno de almacenes de comida. Tienen varios buches con múltiples finalidades, algunos de ellos puramente sociales, que usan para alimentar a otras hormigas en ocasiones de encuentros, de celebración, cuando hay enfermos o larvas, o para mostrar respeto. Pueden destinar algunos de esos buches a contener determinados tipos de comida para usarse en ocasiones específicas. Y creo que eso me ha enseñado.

Todos sabemos muy bien la teoría; hay muchas maneras de tomarse las cosas. Casi siempre podemos optar por ver la parte positiva o negativa de una determinada situación, a interpretarla como una tocada de narices o como una oportunidad. Pero hay que tener muy claro en qué buche guardas y de qué buche te alimentas. Cuáles son tus opciones, si es que tienes, y hasta que punto puedes ser autosuficiente cuando lo necesitas.

Hoy, un señor a quien no le tengo mucho cariño me ha dirigido un correo electrónico en el que me comunicaba que voy a abandonar mi actual puesto de trabajo para incorporarme en otra zona de la entidad a partir del miércoles.

Eso tiene un montón de implicaciones pero la principal, a mi modo de ver, es que va a costarme mucho más tiempo en desplazamientos (del orden de una hora y media a dos diarias) y más dinero en transporte. Sumémosle a esto el hecho de que ahora mismo ya es una tocada de narices hacer este horario, que te tiene en ayunas (salvo lo que puedas engullir en quince minutos) durante siete horas al día, que sumadas al tiempo de transporte se traduce en un desbarajuste alimentario del recopón, cosa que afecta al perímetro de mis caderas, a mi bolsillo y a mi humor. Mal rollo.

Al mismo tiempo tiene la inconmensurable ventaja de perderle de vista durante una buena temporada, y esperar que, vista esa maravillosa e inminente fusión que va a producirse, pueda esperar lejos de su alcance a ver cómo alguien le da una buena patada en el culo. Oh, sí. Me pongo tonta cada vez que pienso en ello. Vamos a añadir la ventaja de que, además, me muevo a una zona en la que, cuando se produzca la fusión, no va a haber tanto solapamiento, por lo que sobrará menos gente. Además; esos desplazamientos implicarían tener tiempo para muchas cosas para las que me cuesta trabajo encontrar tiempo en mi día a día como, por ejemplo, leer. Es decir; el panorama no es tan desolador.

El caso es que, además, en el convenio que hay con el equipo de soporte en el que estoy (hasta el miércoles) figura que, en el caso de que tenga que dejar el equipo, se me debe reubicar en mi misma zona, con preferencia cerca de mi domicilio. Podría tirar de eso, a costa de poner en juego mi futuro laboral (que por menos de esto se han quitado de enmedio a gente).

Y ahora, señoras y señores, viene mi dilema. Porque no sé si aceptar e irme o complicarme/le la vida y quedarme. ¿De qué buche debería comer?. Supongo que en cuanto vea la propuesta el miércoles decidiré, cual hormiguita. Qué gran ventaja es tener opciones.

Anuncios

5 comentarios to “Las hormigas”

  1. Imperator Says:

    Y decidas lo que decidas, yo estaré ahí cuando llegues.

  2. nurnoteson Says:

    Ains. 🙂

  3. mOlecula Says:

    Ofrezco dos kilitos de Amonal a situar bajo el coche de quien proceda, y una mano bien abierta para estampar en mejillas al gusto, con potencia de hasta dos kilopondios.
    Lo bueno de vivir en el PanBen es que te da una de opciones con las que afrontar los avatares de la vida… 🙂

  4. Sus Says:

    Hola cielo, siento lo de que tengas que desplazarte. Ten por seguro que si te toca en mi pueblo, puedes venir a comer cada día a mi casa… aunque yo no esté, siempre hay alguien.

    Lo bueno de gastar (prefiero utilizar esa palabra antes que perder) dos horas diarias en transporte es que ese tiempo, sabiamente utilizado te puede ayudar a parar y pensar en cosas importantes.

  5. Imperator Says:

    Al final no pasó nada. 😛

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: