Zen Master

Imperator está en Madrid y yo ando por casa, con gatetes. De hecho hoy he tenido un día bastante tonto que he arreglado de la mejor manera posible a base de darme un capricho; uvas, queso, vermouth y una serie nueva. Esoy viendo Swingtown, una serie que mOlecula me recomendó hace tiempo y que había quedado en el limbo. Gran serie, por el momento.

He pasado un fin de semana (algo extendido, es cierto) en Madrid; con Imperator, mOlecula, con mis niñas (con las que pasamos una noche de chicas con disfraz de colegialas incluído), con la señora ardilla (que no pudo venir a la fiesta, y lo cierto es que lo siento de veras), con un guitarrista melancólico cuya cabeza es como un parque acuático de Goo Balls, Rapunzell y Athair y mucha más gente, fuimos a una charla interesantísma (cortesía de La Mosca Cojonera y compañía) y hemos descubierto un garito de lujo como colofón. Lo he disfrutado de lo lindo, y me ha dado la oportunidad de romper con gran parte de mis preocupaciones y de divertirme de lo lindo.

Estoy francamente conenta. Me pone un poco triste no estar ahora mismo con Imperator, claro, pero a veces estos ratos de soledad son buenos. Te dan la oportunidad de llenarte la cabeza de cosas, nuevas y viejas, y ese es un paso importante para poder llevar a cabo purgas selectivas. Si te organizas bien y te dejas llevar a ese dulce estado de consciencia despreocupada puedes mirar adentro y observar de una forma más fría y desapasionada las cosas que te preocupan y las cosas que te importan, y descubrir que no siempre tienen que estar en la misma lista. Eso, claro, puede parecer una perogrullada, pero en muchos casos (Nur levanta la mano desde el fondo y teclea haciendo acrobacias) no lo es.

Imaginaos esta actitud, solo que sin tomates y con Vermouth.

Imaginaos esta actitud, solo que sin tomates y con Vermouth.

Me he reinventado algunas veces

a lo largo de mi vida. No sé si por inconformismo, por inseguridad o por algún tipo de búsqueda insensata sobre lo que es mejor. El caso es que esto me trae recuerdos de cuando empecé con la danza del vientre, cuando podía ver a los demás bailar y decidí que yo quería aprender a hacer lo mismo. Solo había que aprenderlo todo de nuevo; a andar, a moverse y a respirar. Y sin embargo fue más fácil de lo que parecía. A veces tu presente parece un salto al vacío, algunas es acampar y mirar el cielo y otras una pared que escarpar. Tal vez lo único impor

tante sea tomar un camino. El que sea. Piénsalo, medítalo y decide.

Tengo (como viene siendo costumbre) varias encrucijadas por delante. En el trabajo toca una chunga, de las de poner el culo o calzarse el casco vikingo. Fuera… Fuera ya se verá. En otro momento vendrán las decisiones. Ahora voy a seguir disfrutando de este bello momento de ombliguismo e introspección, vermouth en mano y serie en el pc. Feliz noche a todos. Ojalá os haya sido tan de provecho como a mí.

Anuncios

Una respuesta to “Zen Master”

  1. Sus Says:

    Una de las cosas que más hecho de menos en mi situación actual son esos momentos de instrospección. Son absolutamente necesarios para organizarte.
    Yo ahora estoy intentando tener uno de ellos, aunque lo hago en ratitos pequeños, y el resto del tiempo pongo el modo “pause”… Y así voy: “pause”…”play”… “pause”… “play…

    Besos y suerte con ello!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: