Cuando la vida tiende al caos.

Hay días en los que parece que el universo tiene la seria intención de complicar la existencia de una servidora hasta extremos sangrantes. Claro; una ya sabe que eso no tiene nada que ver con energías cósmicas, ni con que no dejen de pensar en ella, ni con no haberle comprado romero a la gitana del mercado. En absoluto. La vida y, ante todo, cómo se vive esta, es una cuestión de consciencia y voluntad. Estar en lo que tienes que estar, sin dejar vagar la mente hacia lugares que acaban reclamando tu atención. Tener la voluntad de centrarse y hacer bien las cosas.

Y sin embargo, la parte irracional de tu mente, la que no es consciente de que las casualidades son solo una zona más de la estadística, tiende a atribuir a “rachas” lo que debría verse como un “es que andas en la parra y te ahogas en un vaso de agua, mona“.

Así me siento yo hoy; vórtice de entropía, imán de casualidades, agujero negro. Densa, espesa y perseguida por un montón de espíritus burlones.

Y aquí va el acto volutivo de la mañana. De momento voy a seguir aquí, haciendo lo que debo, y luego voy a desquitarme. Yo creo que lo que le va al día es el picante. Una buena bofetada en las papilas gustativas rompe hasta rachas que no existen.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: