Consideraciones, o como cagarla a lo grande

Hay muchas formas posibles de cagarla.

Una puede pegar un resbalón y darle un empujoncito al de enfrente. Bueno, oye, nadie es perfecto, y menos subido en estos señores tacones.

Tal vez ese resbalón provoque el derramamiento de un café sobre una camisa blanca. Quemazón al de enfrente, que el pobre no tenía ninguna culpa, y una mancha engorrosa el resto del día. Que situación más violenta, cuánto lo siento, páseme usted la factura de la tintorería.

Pero hay formas y formas de cagarla. Yo, hoy, andaba tan metida en mi ombligo que he caído sobre el botón rojo, ese que no se debe pulsar jamás. Y no vale el yo no quería, y no sirven las disculpas. Ahora vete y cuéntale a quien le ha estallado un misil en la línea de flotación que lo sientes mucho, que ha sido una tontería por tu parte y que no se volverá a repetir. Claro que no, chata. Te habrás creído.

[Edit] Y, a pesar de eso, no creo que la peor de las cagadas merezca ensañamiento una vez reconocida la culpa y aprendida la lección. Que las consecuencias se afrontan, si no mejor, igual sin sentirse pateado.

Anuncios

Una respuesta to “Consideraciones, o como cagarla a lo grande”

  1. Moni Says:

    El primer paso es repararlo en la medida d lo posible.

    El segundo es perdonarte a ti misma.

    Luego, pedir perdón sinceramente hace maravillas.

    Piensa en el montón de cosas positivas q has aportado antes de forma desinteresada. No eres la única q las sabes ver.

    Besitos reparadores nena 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: